Páginas

lunes, 26 de septiembre de 2011

Un vertido con clase

Esta mañana estuve en el sendero de Marismas del Barbate. Actualmente se encuentra cerrado al público por ser impracticable por unos encharcamientos. Pero sin duda, lo que es impracticable para los humanos es un paraiso para otros.



He podido ver a cientos de morillos alimentandose del vertido de la depuradora de Vejer, que está al lado del sendero.


Junto a ellos también pude apreciar multitud de cigüeñuelas, andarrios, archibebes, garcetas, garcillas, golondrinas, aviones, entre otros.



En conclusión que claramente nunca llueve a gusto de todos ya que el mal olor procedente del vertido molesta e incomoda a muchos visitantes mientras que a otros le viene como anillo al dedo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario