sábado, 4 de febrero de 2012

Huerto: Guisantes


Hola a todos!

Hoy vamos a hablar de los guisantes (Pisum sativum). Esta semilla comestible se viene cultivando desde hace muchos años. Su procedencia se cree que puede ser egipcia o palestina en las zonas orientales europeas del mediterráneo. No obstante como todos sabemos el uso más antiguo conocido es en la India, de dónde fueron introducidos en China y como ejemplo tenemos el arroz tres delicias :).


En cuanto a la planta presenta tallos trepadores y angulosos, tiene distintos tamaños y su sistema radicular está poco desarrollado. Posee una raíz central que si puede llegar a ser muy profunda y de ahí van saliendo las demás.


Sus hojas no presentan pedúnculos, es decir nacen directamente desde el tallo y terminan en forma de zigzag. En cuanto a sus flores son blancas y se insertan en la hoja con un pedúnculo quedando en forma de racimo. Una vez fecundada da lugar a la vaina de guisantes de unos 5 a 20 cm de longitud y albergando de 4 a 10 semillas (guisantes).




El cultivo no suele ser muy complejo, necesita ventilación y luminosidad. En condiciones de temperaturas extremas suele parar su crecimiento pero tolera rangos grandes de cambio.



Agradece la humedad del suelo, por tanto con el agua de lluvia en un suelo arcilloso suele ser suficiente, es bastante vulnerable al encharcamiento, dando lugar fácilmente a la putrefacción por tanto hay que tener cuidado en caso de regar.


El tiempo ideal para sembrarlo es finales de Otoño o principios de Invierno. En unos 20 días vemos asomar la "plantita" y hasta obtener los guisantes deben pasar de 2 meses en adelante.

En cuanto a su valor nutricional su mayor aporte es la vitamina A muy beneficiosa para el mantenimiento de dientes sanos y tejidos blandos y óseos principalmente.

¿Cómo podemos comerlos? Vamos a presentar una de las recetas que se nos ocurrió a nosotros, aunque solo es una de las formas de comerlos que existen: Tortilla de guisantes.

Cogimos los guisantes y los sacamos de las vainas y los echamos a hervir. Paralelamente batimos unos huevos con un poco de sal.


A continuación cuando estén tiernos, los escurrimos y los mezclamos con el huevo y lo echamos a la sartén con un poco de aceite caliente.

Y "tachán" una vez que lo cuajamos todo, la tortilla está lista para comer!


Espero que os animéis y aprovechéis uno de estos ingredientes que nos regala nuestra tierra!

Un saludo!


2 comentarios:

  1. hummmmm que linda esa tortilla!!!! yo quiero!!! Besos

    ResponderEliminar
  2. Jajaja vamos a traernos guisantes del campo y te invitamos :) muuuak!

    ResponderEliminar