Páginas

viernes, 21 de mayo de 2010

Huevos y salina

Estos huevos pueden tener una semana. Actualemente lo dificil es verlos en este estado. Son huevos de cigüeñuela (Himantopus himantopus) y de avoceta (Recurvirostra avosetta).



Estas dos aves junto con el Chorlitejo patinegro (Charadrius alexandrinus) y el Charrancito común (Sterna albifrons), este último más tardio, son aves que nidifican en los ambientes marismeños de la Bahía de Cádiz entre otros. El problema de estas especies es que estos ecosistemas están en decadencia ya que la actividad salinera así lo experimenta. En las últimas decadas, la extracción de sal artesal se está extinguiendo junto con su cultura. Éste fenómeno coincidió con el lanzamiento de las piscifactorias, de modo que los grandes esteros de nuestras salinas quedaron destinados a este fin, dando de lado a la producción de sal.


En los últimos años, ya sea por iniciativas propias de empresas privadas o por planes de gestión de custodias del territorio, se está intentando recuperar. La finalidad no es sólo preservar este arte que tantos años a residido en la Bahía, sino también intentar concienciar y dar un sentido diferente a las actividades rurales de modo que puedan estar intimamente relacionadas con la conservación.

La actividad salinera al contrario de lo que podemos imaginar, beneficia notoriamente a planes de conservación. Creemos que una marisma virgen puede ser el lugar perfecto para que aniden las aves pero, no podemos olvidar, que una marisma puede llegar a colmatarse y dejar de ser un ambiente favorable para nuestros pájaros. Sin embargo, una actividad salinera, que conlleve un manejo de aguas, limpiado y mantenimiento de los tajos y muros de la salina, beneficia a que la avifauna se establezca en estos ambientes y tenga distintos nichos para desarrollar sus actividades. Si somos observadores, las aves prefieren anidar en zonas protegidas pero no cubiertas 100% de vegetación ya que esto no les beneficia a la hora de sacar sus pollos adelante. Ellos necesitan una clara vision de lo que les rodea para poder protegerse de los depredadores y defender a sus pollitos.


Por tanto es importante que los salineros profesionales no dejen de enseñar su oficio y que conservadores expertos se adapten y aprendan de estas personas. De modo que lleguemos a una perfecta simbiosis entre tradición y conservación para conseguir nuestro fin: Conservar nuestas especies.



4 comentarios:

  1. Buenas Bea, en primer lugar, felicitarte por tu blog, que sigo asiduamente.
    ¡Cuanta razón tienes! Recuperar el patrimonio salinero es recuperar el patrimonio biológico y natural de nuestra región.
    Precisamente, en la Fundación Andanatura, donde trabajo, estamos llevando a cabo un proyecto (ECOSAL), junto con otros 12 socios de diferentes países que tratan de recuperar el patrimonio de sal artesanal de la vertiente atlántica europea y promocionar esta actividad a través del desarrollo de un ecoturismo sostenible, creando una Ruta Atlántica de la Sal artesanal.
    Un saludo, y, de nuevo, enhorabuena por tu blog.

    Laura

    ResponderEliminar
  2. Hola!

    Muchas gracias por seguirme :)

    Investigaré sobre el proyecto ECOSAL, siempre se aprenden cosas nuevas.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. oye eres bea de la facu de ambientales? la que está de prácticas en el parque natural con antonio?

    ResponderEliminar
  4. Hola! si! jajaja nos desveles mi identidad secreta hombree! jajajaj

    Tú eres Adri el de Alejandro???

    ResponderEliminar